“Y vendrán cosas peores…”

Después de unas merecidas vacaciones de tres años, nos ha dado por recordar que teníamos un blog chorra para hablar de sandeces. Por eso, tenemos un par de cosas que decir..

Primero. Que Advesperascit no está totalmente muerto. Está durmiendo, y “no está muerto lo que yace eternamente, y con los eones venideros incluso la muerte puede morir”. Así que de momento seguirá durmiendo igual que el gran Cthulhu en R’lyeh.

Segundo. Olvidamos este blog hace tres años, y hace dos creamos un blog de relatos surrealistas y chorras mayormente llenos de humor negro. Si alguno de los presentes (nos ha sorprendido sobremanera la cantidad de visitas que sigue teniendo este blog) siente curiosidad y quiere perder su tiempo leyendo alguno, el blog se llama Hamburguesasconlejía  (pinchar en el nombre para ir al lugar en cuestión). También estamos en Wattpad y en Facebook, con el mismo nombre.

Tercero. La tercera cosa es esto.

Y poco más. Puede que esto resucite algún día. Puede que el cielo se derrumbe y el mar se hiele. Puede que todo se ilumine cuando anochezca…

Del Moya considerado como dothraki.

“Moya, eres un puñetero Dothraki, y te lo digo en toda tu cara…”

Algunas personas difieren en esto, pero yo estoy seguro. Fornican, actúan y piensan como caballos, al igual que nuestro objeto de estudio, el Moya; comen caballos, análogamente al Moya; lucen una larga melena que sólo será cortada en caso de ser batido en una lucha, como nuestro amigo Moya; viven al otro lado del mar, como el Moya; uno de ellos, Khal Drogo, se casó con Daenerys Targaryen, y es bien sabido que nuestro Moya una vez contrajo nupcias con ella; por último, los dothrakis sienten una inefable admiración por un tal Albus Percival Wulfric Bryan Dumbledore, al igual que…

With the lights out, it’s less dangerous.

Here we are now, entertain us.

I fell stupid, and contagious.

Here we are now, entertain us.

En otro orden de cosas, la ornitología está de capa caída. Ya nadie siente el más mínimo interés por la Polla de Agua, ni por el colibrí siberiano, ni por cualquiera de esos seres pseudo-esperpénticos que…

A mulatto,

an albino,

a mosquito,

my libido.

Como íbamos diciendo, el estudio del Moya considerado como Dothraki está en alza, pues…

…la coca cola está hecha de cadáveres humanos, esa es la súper receta especial que las compañías de bebidas de la competencia habían estado envidiando todos estos años.

Dothraki = del pueblo dothraki. Los que follan como caballos, los comedores de corazones, los hipofrénicos, los que idolatran a Albus Percival Wulfr…

Memorándum: he de escribir una entrada sobre We are the strange. Es una película genial.

De hecho, el mismísimo Moya se considera a sí mismo un dothraki, pues las coincidencias rozan ya un nivel tan persistentemente preocupante que sería sólo propio de necios el no admitirlo.

 

Il ne faut pas croire que le Diable ne tente que les hommes de génie. Il méprise sans doute les imbéciles, mais il ne dédaigne pas leur concours. Bien au contraire, il fonde ses grands espoirs sur ceux-là.

Poco más queda por añadir, pues nuestros argumentos, según creemos, a favor de las similitudes entre nuestro gran Moya y los dothrakis, hablan por sí solos. Sólo resta añadir que…

A mulatto,

an albino,

a mosquito,

my libido.

Del Moya considerado como una persona que folla como caballos, como un devorador de corazones, como un hipofrénico, como un idólatra de Albus Percival Wulfr…

 

Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Moya, eres un puñetero dothraki, y te lo digo en toda tu cara. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola. Beban coca cola.

Estimada jauría de oligofrénicos…

…como inerme mártir español y epígono de nadie, debo confesar mi sistemáticamente inenarrable aversión por vuesa infausta organización -dando por supuesto que realmente estén organizados-, ya que, además de glorificar l´échafaud de la bêtise, han ignorado lenguarazmente mis epístolas citeriores con la iniquidad de quien se confabula para mofarse de un pedante. Pues bien, la R.A.E -que, según agoro, no es sino el acrónimo de Ratas Adocenadoras del Español- no volverá a pasarme por alto nunca más. Debo decir, ínfulas aparte, que si no responden bona fide a mis comentarios gradualmente más facinerosos, me veré en la obligación de volar por los aires vuestra institución tarde o temprano. Me encuentro, como podréis vaticinar, entre Caribdis y Escila, pues al alejarme de un monstruo como es el español no hago cosa otra que acercarme colaboracionistamente y en celada al obscurantismo que tan evidentemente deificáis. Ya no sé de qué forma detractaros, pues parece que la hiel os alimenta y los halagos os envilecen; parece que la urea gramática os fascina y la adiposa erudición os repele.

Esto es todo lo que un pedante helenófilo le puede decir a una compañía de pedantes coprófagos. Por último, os insto y exhorto a que respondáis a mis comentarios, de lo contrario conoceréis mi ira en una cuarta carta aún más deleznable.

Estimada miscelánea de narcisistas…

…arengas aparte, estoy atónitamente desconcertado. No pretendo pecar de incongruencia, pero vuestra falta de pundonor me ha apesadumbrado hasta extremos ignotos. No habiendo respondido a mi anterior carta, me han revelado lo ufana que puede llegar a ser una institución como la suya, a la que yo suponía egregia, filantrópica y augusta. Ahora concibo lo hiperbólico de mis pensamientos. Pero, como hispanohablante y ferviente adulador de tan digno idioma, me vi en objeto de denunciar esa incuestionable falta de vocabulario que nos flagela. So welcher ist der klügste? …responder a tal pregunta sería caer en el más estricto papanatismo, pues la contestación es incontrovertiblemente axiomática.

Pero no pretendo con esta carta ulterior envileceros con crueles vilipendios, sino espolearos a alcanzar metas más estimables. En lugar de haberos hecho sucumbir al tedio, mis dos palabras inventadas deberían haberos inspirado a crear diversas y nuevas expresiones.

Espero que mi idiosincrasia no se vea reflejada en esta diatriba de forma inicua, pues yo sólo pretendo que mis consejos sean escuchados y, como es palmario dadas las molestias que me he tomado, recibir una respuesta a mi mensaje. Lejos entonces de iniquidades y disfavores, por favor, respondan cuanto antes, de lo contrario me veré obligado a explayarme en una tercera carta que será enviada en las dos semanas venideras.

Estimada marabunta de pedantes…

…dejémonos de prolegómenos. Escribo esta carta bajo una ingente cantidad de orgullo. Fácil aunque aun así plausible resulta percatarse de lo que yo me he percatado: en nuestro vocabulario no existen palabras ni expresiones suficientes. Hoy, en una de mis típicas e interminables pláticas con un camarada, quise darle una información que, con nuestro idioma como único código, me fue imposible. Ruborizado por hablar una lengua tan insustancial y malhadada, le di la espalda y decidí ampliar el castellano a base de inventiva y creatividad. Algunos ingenuos se atreverán a confirmar, en pleno uso de su hipocresía, que nuestra lengua romance es “bella a la par que completa”, ergo corroborar tal aserto resultaría una estulticia de dimensiones pantagruélicas. Ciertos pretenciosos perifrásticos afirmaran mediante circunloquios rimbombantes que estoy desequilibrado, pero yo no soy un loco, soy un soñador.

Llego así a la tesis de mi carta: he creado, a partir de la nada, dos nuevas palabras para nuestro idioma, y me complacería enormemente que las aceptaran como técnicamente correctas. La propia evidencia de la beldad de estas palabras hace superflua su mención. La primera de las palabras se escribe ·squashy”, y podría utilizarse en el contexto de “aquello que carece de sabor”. La palabra “squashy” (palabra que debe ir acompañada de un tono gradualmente aumentativo) describe el sabor del agua misma, la insipidez. La segunda y última palabra es ni más ni menos que el más despectivo de los insultos jamás ideado. Esta palabra tiene sus orígenes en la muy recurrente “mentecato”. Tras percibir que la primera sílaba es, más que innecesaria, irritante, la hice desaparecer con los ojos de un nonchalance. La palabra resultante es “tecato”, y debe usarse en el peor de los casos como agravio, como humillación a un sempiterno enemigo.

Espero con esta subrepticia y sardónica parábola haberles persuadido. La urgencia es ya innegable, y el desastre, inexorable. Doy por supuesto que no habéis sucumbido al ignoratio elenchi, pues creo que me he explicado con formalidad, grandilocuencia y facundia. Y doy por sentado, en aras de preservar el decoro entre ambos, que mi mensaje no haya provocado animadversión o malquerencia.

Tomen o no tomen mis palabras tan seriamente como se merecen, por favor, contesten.

Postdata: “Limpia, fija y da esplendor” nunca fue un lema acertado, y  ocasionalmente me recuerda al sinsentido de Cortázar o a los anuncios de detergente.

“Hasta los mismísimos”

Muchas personas afirmarán, en un arrebato de imbecilidad, que los niños son el futuro, que debemos protegerlos y educarlos obstinada y seriamente. Já…

No son más que seres  provistos de extremidades y un cuerpo ordinario, pero carentes de inteligencia o sentido común. Estos seres, que nacen ya completamente estúpidos e inmersos en llantos, adquieren, con el paso de los años, información y conocimiento útiles para la supervivencia; pero años más tarde, cuando empiezan la E.S.O., vuelven al estado de nulla sapientia en el que fueron concebidos. Es lo que se podría denominar un ciclo continuo. Cuando cumplen los dieciocho se centran, hasta que sus ojos contemplan las no tan voluptuosas caderas de una choni cualquiera, y pierden la cabeza instantáneamente.Más tarde volverán a hacer el amago de sensatez, pero serán eclipsados por la suprema estulticia del matrimonio, en el que el círculo se cierra negativamente.

Pero inquiramos en el verdadero milagro del nacimiento humano por un momento. ¿Puede alguna persona terrestre confesar no haber sido tentada de lanzar a su bebé recién nacido por la ventana del segundo piso al haberle éste levantado de la cama a la madrugada varias veces en una misma noche? Ese incesante ¡¡wah-wah-wah!! Realmente, si mi esposa me viniera con que está embarazada, no dudaría en propinarle una soberana patada en la barriga, susurrando sutil aunque audiblemente “ligadura-de-trompas-“. Además, ¿quién es tan cruel como para traer un niño al mundo conociendo las diversas putadas con que la vida nos deleita todos los días? Es un despropósito… no tiene sentido.

Y a eso se reduce la enjundia: comer, follar, procrear y dormir -o, al menos, comer y follar-. No nos podemos resistir, y entonces, apenas preparados para asumir la verosimilitud de la coyuntura, se nos viene el mundo encima. Vasectomía. Es fácil. Imagináos un mundo en el que tanto la vasectomía como la ligadura de trompas fueran obligatorias. Sería maravilloso; tarde o temprano, los niños crecerían y no darían lugar a otros niños, más tarde morirían y eso radicaría en la extinción de la humanidad. Y todos contentos.

Empero, aprovecho este espacio, aun a sabiendas de que nadie lo leerá, para aconsejar a todos los padres que le saquen los ojos, pisoteen, castren, esquilen, cañonicen, decapiten, empalen o incluso, si lo desean, ahoguen a su hijo con una soga antes de que sea demasiado tarde. Una miríada de psicólogos lo agradecerán.