Declaraciones (in)necesarias: You can (not) understand.

Como acostumbro en este tipo de posts, seré breve y conciso sobre un tema concreto que me preocupe sobremanera…

Sobre este tema en concreto.

Y bien, sólo diré que, con mucho, los dos últimos capítulos de la serie anime “Neon Genesis Evangelion” supusieron para mí la hora más ininteligible, filosófica, misantrópica, psicológico-existencial y pseudo-filosófica; en fin, la hora más rayante de mi vida…

…con la excepción de cuando, justo después, me vi…

Claaaaro, con la excepción de cuando me vi ‘The end of evangelion’, el final que sí merece la pena, aunque sigue sin dejarse entender del todo, de la saga.

Por último decir que, aun con este exabrupto tan aparentemente feo que acabo de hacer de la saga, sigo admitiendo que es una de las mejores (si no la mejor) serie anime que he tenido la suerte de ver. A su lado, ‘Paranoia agent’ es ‘Teo va a la playa’.

Eso es todo.

Gracias, y a todos vosotros, FELICIDADES…

Declaraciones (in)necesarias: Señores de Santa Monica, devuélvanme mi tiempo perdido.

Sólo voy a hacer una rápida declaración sobre:

GOWCoO_Logo

El “GOD OF WAR: CHAINS OF OLYMPUS” no sólo es EL PEOR JUEGO DE LA SAGA que ha salido, sino también EL PEOR JUEGO QUE HE PROBADO desde que me viciara en la guardería a eso de “Zapatito blanco, zapatito azul…” 

Jugarlo y pasármelo ha sido UNA TOTAL PÉRDIDA DE TIEMPO. Desde luego NO LO RECOMIENDO ni a los seguidores de la saga, ni a los que no lo sean pero les entusiasme la mitología, ni siquiera lo recomiendo a los fans de los malos juegos: incluso ellos pensarán que éste se pasa.

Eso es todo. Sólo quería desahogarme un poco.

Declaraciones (in)necesarias: Exaprupto poesco.

¡¿¡¿Sylvester Stallone va a dirigir una película sobre la vida de Edgar Allan Poe?!?!

Creo que sólo es un proyecto, pero no me entra en la cabeza una incongruencia de tales dimensiones. Por ello, comunico que escribo este post con el único objeto en mente de concienciar y movilizar a todos los perseguidores de cuervos, asiduos de cementerios, amantes de gatos negros, víctimas del Ángel de lo singular, bebe-absentas, vedores de esqueletos y oyentes del Tekeli-li: hemos de levantarnos y hacer todo lo posible por que a Stallone le sobrevenga alguna “desgracia arbitraria” que le impida hacer que ese proyecto vea la luz del celuloide.

Pero hablando seriamente, esto sólo puede acabar de dos formas: o bien el actor de Rocky Balboa nos sorprende (enormemente) al rodar y guionizar una obra de arte, o bien, con mayor probabilidad, nos horrorizará con un Poe lobotomizado, que en lugar de emborracharse mata palestinos y en vez de escribir sonetos se enfrenta pugnísticamente contra sus coetáneos.

En fin, solamente quería desahogarme un poco y aconsejar a cada idólatra como yo del último romántico americano que se prepare, porque pronto podría surgir ante nuestras narices la primera película biográfica de Edgar Allan Poe…

…dirigida por, sí… ¡¿¡¿Sylvester Stallone?!?!