…y ahora Rimbaud.

El baile de los ahorcados.

En la horca negra bailan, amable manco,
bailan los paladines,
los descarnados danzarines del diablo;
danzan que danzan sin fin
los esqueletos de Saladín.

¡Monseñor Belzebú tira de la corbata
de sus títeres negros, que al cielo gesticulan,
y al darles en la frente un buen zapatillazo
les obliga a bailar ritmos de Villancico!

Sorprendidos, los títeres juntan sus brazos gráciles:
como un órgano negro, los pechos horadados,
que antaño damiselas gentiles abrazaban,
se rozan y entrechocan, en espantoso amor.

¡Hurra!, alegres danzantes que perdisteis la panza ,
trenzad vuestras cabriolas pues el tablao es amplio,
¡Que no sepan, por Dios, si es danza o es batalla!
¡Furioso, Belzebú rasga sus violines!

¡Rudos talones, nunca su sandalia se gasta!
Todos se han despojado de su sayo de piel:
lo que queda no asusta y se ve sin escándalo.
En sus cráneos, la nieve ha puesto un blanco gorro.

El cuervo es la cimera de estas cabezas rotas;
cuelga un jirón de carne de su flaca barbilla:
parecen, cuando giran en sombrías refriegas,
rígidos paladines, con bardas de cartón.

¡Hurra!, ¡que el cierzo azuza en el vals de los huesos!
¡y la horca negra muge cual órgano de hierro!
y responden los lobos desde bosques morados:
“rojo, en el horizonte, el cielo es un infierno…”

Zarandéame a estos fúnebres capitanes
que desgranan, ladinos, con largos dedos rotos,
un rosario de amor por sus pálidas vértebras:
!Difuntos, que no estamos aquí en un monasterio!

Y de pronto, en el centro de esta danza macabra
brinca hacia el cielo rojo, loco, un gran esqueleto,
llevado por el ímpetu, cual corcel se encabrita
y, al sentir en el cuello la cuerda tiesa aún,

crispa sus cortos dedos contra un fémur que cruje
con gritos que recuerdan atroces carcajadas,
y, como un saltimbanqui se agita en su caseta,
vuelve a iniciar su baile al son de la osamenta.

En la horca negra bailan, amable manco,
bailan los paladines,
los descarnados danzarines del diablo;
danzan que danzan sin fin
los esqueletos de Saladín.

Jean Arthur Rimbaud, poeta, vividor y drogadicto francés.

La “(des)evolución” de Alesana.

Alesana es un grupo de post-hardcore surgido en Raleigh en 2004. Sus actuales integrantes son Dennis Lee (voz), Shawn Milke (voz, guitarra, teclados), Patrick Thompson (guitarra), Shane Crump (bajo), Jeremy Bryan (batería) y Alex Torres (guitarra). La diferencia que presenta con respecto al resto de bandas del mismo estilo es que se inspira siempre en la literatura para sus letras, lo que lo hace verdaderamente interesante, y que nos sorprende con contrastes de alaridos desgarradores y melodías lentas sin ton ni son cuando menos nos lo esperamos. No obstante, en los últimos años el grupo nos ha defraudado a los fans con su último disco, que trataremos más tarde, por lo que a continuación hablaremos de la desevolución de Alesana.

La banda se formó en Baltimore (ciudad de Edgar Allan Poe, de John Waters, Divine y los Dreamlanders…), en la calle Aliceanna (de ahí el nombre), donde Shawn y Patrick ensayaban. Más tarde se les unieron Dennis, Daniel Magnuson, Steven Tomany y Adam Ferguson. Poco después, bajo el sello Tragic Hero Records, lanzaron su primer EP, “Try this with your eyes closed”.

Este EP supuso el primer pequeño éxito de la banda, pues consiguió relevantes ventas vía internet, lo que la posibilitó para hacer llegar el disco a lugares del mundo tan alejados como Australia o Europa. Dicho EP contó con canciones tan maravillosamente compuestas como “Apology” (mi debilidad), “And they call this tragedy”, “Beautiful in blue”, o tan metaleras como “Red and dying evening”, “Congratulations, I hate you” o “Endings without stories” entre otras; la lista se finalizó con “Early mourning”, un tema de piano con una letra bastante melosa pero poseedor de una melodía, a nuestro parecer, cautivadora. Varias de estas canciones serían posteriormente reeditadas y relanzadas en trabajos ulteriores.


Y así llegamos a “On frail wings of vanity and wax”, indudablemente la mejor obra de Alesana, inspirada manifiestamente en la mitología grecorromana. Este disco comienza con una breve intro realizada a gritos entre Shawn, Dennis y algún que otro integrante de la banda, además de los coros de Melissa Milke, hermana del vocalista. Tras esto, la primera canción en mayúsculas es “Ambrosia”, un tema inspirado en el mito del Rey Midas, al que más tarde le harían un videoclip bastante bueno. “On frail wings…” contiene canciones tan cañeras como “Pathetic, ordinary” (que me encanta), “Daggers speak louder than words”, “Nero’s Decay” (inspirada en el incendio de Roma provocado por el Emperador Nerón), tan estridentes como “Alchemy sounded good at the time” o “Tilting the hourglass” o con unas letras tan bien escritas como “Last three letters”, “The third temptation of Paris” (maravillosa canción de piano basada en la Guerra de Troya, con Shawn y Melissa Milke y otros vocalistas invitados) o “This conversation is over”. Asimismo, se reeditaron tres temas del EP: “Apology”, “Congratulations, I hate you” y “Early mourning”, además del remix acústico de “Apology” que incluyeron en el relanzamiento del disco por Fearless Records, en 2007. Este disco es sin duda la culminación del grupo, su opera prima.


El segundo álbum de estudio fue “Where myth fades to legend”, influenciado esta vez por los cuentos de hadas de los hermanos Grimm (aunque alterados con un estilo algo cruento y cáustico). Si bien con “On frail wings…” dejaron el pabellón bien alto, este trabajo no se queda atrás de ninguna forma; representa lo visto anteriormente (claros contrastes melódicos, letras poéticas, guturales a diestro y siniestro…) pero aún más heavy, más hardcore, más screamo -aunque Alesana nunca ha sido realmente screamo, pues los grupos screamo como SAETIA, que se merecerá un post pronto, son my diferentes-. Canciones que destacan de “Where myth fades to legend” son “A most profound quiet”, “The uninvited thirteenth” (con unas guturales flipantes) o las reediciones de “And they call this tragedy” (canción que ya era fantástica en el EP y que en este disco es aún mejor, con ese final consistente en gritos a capela de Shawn), “Red and dying evening” y “Endings without stories”. También incluye otra canción de piano, “As you wish”, que resulta melosa se la mire por donde se la mire. El disco finaliza con la canción “Obsession is such an ugly word”, soberbio tema que a partir de los dos o tres minutos torna en un pandemónium de alaridos guturales realizados por todos los integrantes de la banda. Asimismo, se produjeron cambios en sus integrantes, pues el bajista se cambió por Shane Crump y el batería por Steven Tomany. Por último en lo tocante a este disco, mencionaré -y sólo mencionaré- que se hizo un “videoclip” de la canción “Seduction”, del que no hablaré porque no encuentro improperios lo suficientemente vejatorios y peyorativos para él.

Con “The emptiness”, el tercer álbum, se hace notable la desevolución de la que hablé anteriormente. A pesar de que se trata de un disco conceptual unificado por una narración que se incluye en el cd original y que está inspirada en el último poema que escribió en vida Edgar Allan Poe (“Annabel Lee”), es un trabajo bastante más deficiente que sus predecesores, y que nada en absoluto tiene que ver con el susodicho poema salvo el detalle de nombrar a una de las canciones (una mala canción) con el último verso del tal (se trata de “In her tomb by the sounding sea”). La historia nos cuenta cómo un artista, el prota, se levanta por la mañana y se lleva la sorpresa matutina de que su amada Annabel Lee está muerta a su lado, en la cama. Poco después la trama se retuerce como una columna salomónica hasta llegar a un final impactante, que no desvelaremos porque no nos gustan los spoilers. Para este disco dejaron ir a Adam Ferguson (guitarrista sin igual que también hacía voces) y tomaron a Jake Campbell. Respecto a las canciones, yo diría que las mejores son “Curse of the virgin canvas” (la primera, en la que se dice la famosa frase “the emptiness will haunt you”), “The murderer”, “Hymn for the shameless” (mi predilecta del disco) y quizá también “Heavy hangs the albatross” y “Annabel”; otras canciones, sin embargo, son evidentemente de relleno, como “A lunatic’s lament”, “The artist”, “To be scared by an owl” o “In her tomb by the sounding sea”. Las letras, empero, de “The emptiness”, suponen el paso de la crueldad y el sadismo anteriormente mencionados a la melosidad y el romanticismo (pero no el Romanticismo de Poe, Bierce o Stoker, sino más bien el de Paulo Coelho) que se hacen ya patentes en su último trabajo. También filmaron un videoclip de la canción “The thespian” (una canción no demasiado descartable, teniendo en cuenta el resto), en el que aparecían Shawn Milke como el artista, Dennis Lee como el asesino y una deslumbrante Melissa Milke como Annabel; resulta muy loable, creemos, el hecho de que grabaran un videoclip tan original y estéticamente currado teniendo en cuenta que la historia no era gran cosa y que contaban con un presupuesto escueto.

Por último “A place where the sun is silent”, el cuarto álbum de estudio de Alesana. El nuevo integrante aquí es Alex Torres, en sustitución de Jake Campbell, antiguo guitarrista que a su vez sustituía a Adam Ferguson, (guitarrista magnífico, repito). En cuanto a este disco, la verdad es que no sé ni por dónde empezar. En primer lugar, es un álbum conceptual inspirado en la primera parte de la Divina Comedia de Dante Alighieri, el Infierno. Presumo que éste es el punto clave en el que se produce la desevolución del grupo. El disco contiene una cantidad muchísimo menor (prácticamente ínfima) de gritos y guturales (pues está claro que Shawn Milke quiere deshacerse de Dennis Lee para liderar él solito el grupo, y vaticinamos que al cronopio de Dennis le ocurrirá con Alesana lo mismito que a Craig Owens con “Chiodos”: que le echarán  de mala manera y formará una nueva banda, sólo que se llamará “Meridian”, como pone en sus nudillos, en lugar de “D.R.U.G.S.), una melodía más suave, rozando el pop (por favor, ¡¿es esto lo que le espera al grupo?!) y unas letras tipo: “estoy enamorado de ti/ no me dejes/ el infierno es horrible sin ti/ blablablánoshemosacomodadoenlacomercialidadyyanosabemoscomponerblablablá” (sé que esto parece algo cruel para con los fans que puedan leer esto, pero creedme cuando os digo que me duele más escribirlo a mí, que soy fan de sus primeros discos, que a vosotros leerlo). Si podemos decir algo bueno, es que la canción de piano “Vestige” es buena, que la canción “The best laid plans of mice and marionettes”, aunque inaguantablemente repetitiva, es buena, y que la idea de usar versos de Dante en el original italiano, aunque abusen de ella (pues abusan ad nauseam, lo que muestra un atrofiado sentido de la originalidad), es buena. Aun así se pueden encontrar algunas guturales de Dennis, perdidas por el final de las canciones, que nos recuerdan a los buenos tiempos de Alesana; estas partes se encuentran en “The fiend”, “Welcome to the Vanity Faire” y “A forbidden dance”. Es también digno de mención el que se trate de un disco precuela del anterior, pues como nos dicen y vemos en el libreto original, la última canción “And now for the final illusion”, termina donde comienza “The emptiness” con “Curse of the virgin canvas”. Tras esto, el resto del disco es pura basura pop, como comprobamos con canciones como “Beyond the sacred glass”, “A gilded masquerade”, “Lullaby of the crucufied” y un largo etcétera que obviaremos por la falta de espacio y tiempo.

Sólo nos resta, pues, esperar a que el grupo recobre la cordura post-hardcore, se remonte a sus principios y reniegue de este nuevo estilo “pop-hardcore” (¿?) que no entiendo de dónde habrá salido. Si no, nadie los escuchará. O al menos yo, NO.

http://www.fileserve.com/file/jJYUDxG/Alesana.Discography.2005-2010.part1.rar
http://www.fileserve.com/file/XHXSamT/Alesana.Discography.2005-2010.part2.rar
http://www.fileserve.com/file/T3UbmSW/Alesana.Discography.2005-2010.part3.rar
http://www.fileserve.com/file/QqDm9Xk/Alesana.Discography.2005-2010.part4.rar
http://www.fileserve.com/file/ZHuExXk/Alesana.Discography.2005-2010.part5.rar
http://www.fileserve.com/file/pRCxUbX/Alesana.Discography.2005-2010.part6.rar

10 buenas razones para odiar a Jim Carrey con toda tu alma.

1ª. – Porque su primer trabajo fue de payaso en un cabaret de Toronto, y 44 años después sigue practicando el mismo oficio, sólo que en el cine; es algo difícil de creer que fuera aclamado como bufón, pues realmente ni tenía entonces, ni tiene ahora, ni tendrá jamás gracia.

2ª.- Porque “Ace Ventura, detective de mascotas” no pasa de ser un ventrilocuo anal, el equivalente americano a nuestro Torrente, pero jugando con monos que le obedecen (posiblemente a causa de su semblante simiesco y su cráneo frenológicamente incoherente), diciendo gilipolleces y llevando a cabo estulticias varias tales como mover las orejas con cara de subnormal o salir del culo de un elefante robótico (WTF?!).

3ª.- Porque en “El inolvidable Simon Birch” su papel era completamente prescindible, y esto es algo que debe saber incluso él.

4ª.- Porque por culpa de su deficiente actuación, “El show de Truman”, una película con un argumento inteligente e interesante, se mistificó y acabó siendo una película más de humor (cuando debía ser seria y reflexiva), olvidada y no tenida lo suficientemente en cuenta, como el resto de películas de Carrey.

5ª.- Porque “Como Dios” ya era insostenible de por sí (con un risueño Morgan Freeman en el papel del Todopoderoso), pero con el handicap de su interpretación, histriónica como de costumbre (para no decepcionar a sus oligofrénicos fans) resulte simplemente infumable.

6ª.- Porque a pesar de llevarse el Óscar al mejor maquillaje, “El Grinch” sigue siendo Jim Carrey, y eso significa que se pasa todo el largometraje poniendo sus caras de idiocia y deficiencia mental, como si le hiciera gracia a alguien.

7ª.-Porque, ¿en qué demonios estaría pensando Joel Schumacher al elegir a Jim Carrey para una película de suspense como es “El número 23? ¿Acaso no se percató de que así su obra quedaría desvirtuada, idiotizada, sobreactuada? Otra película que parecía prometedora, y que se fue al traste por culpa del payaso de turno.

8ª.- Porque hace películas como “Los pingüinos del Señor Popper”, “Yo, yo mismo e Irene”, “Dos tontos muy tontos”,  “Di que sí” o “Mentiroso compulsivo”: petardazos que no merecen ser vistos ni en una tarde lluviosa en la que no tienes nada que hacer (mejor irse a la cama o ponerse una de Waters).

9ª.-Porque los malos de las películas siempre molan, y Jim Carrey es la excepción que confirma la regla: en “Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket” él era el “malo”, y sólo se puede excusar su sobreactuación alegando que interpretaba a un actor que sobreactuaba, un papel que aparentemente le iba al pelo, pero que sólo le permitió hacer otra vez el ridículo, para no variar; en “The Mask”, más de lo mismo; y en “Batman forever”, su caracterización e interpretación de Enigma me recordó a un homosexual transformista y resentido con el mundo porque no se atreve a salir del armario.


10ª.- Porque a pesar de todo lo dicho, Jim Carrey es un actor respetado, adinerado y premiado con Globos de Oro y galardones MTV (aunque lo mismo es nada), siendo tan evidente su incapacidad dramática; y esta, sin duda, es la razón de más peso para odiarlo con toda nuestra alma.

Eso es todo. Si algún fan de Jim Carrey ha llegado a este blog por casualidad y se ha ofendido (cosa no muy lógica porque la gran mayoría de lo dicho es cierto), pues que me lo haga saber en un comentario y yo le persuadiré de lo obvio; o eso o, para mayor comodidad, puede simplemente cliquear aquí y darse por aludido..

Un poco de Baudelaire nunca viene mal a un blog

Del poemario “Las flores del mal”:

Las letanías de Satán

¡Oh Tú, el más sabio y el más bello de los Angeles, dios traicionado por la suerte y privado de alabanzas!

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

¡Oh Príncipe del Exilio, a quien se le ha hecho un agravio, y que vencido, siempre te levantas más fuerte,

¡Oh Satán ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que lo sabes todo, gran rey de las cosas subterráneas,sanador familiar de las angustias humanas,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que, lo mismo a los leprosos que a los parias malditos, enseñas por amor el gusto del Paraíso,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que de la Muerte, vieja y fuerte amante, engendras la Esperanza -¡una loca encantadora!

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú, que haces al proscrito esta mirada calma y alta, que condena todo un pueblo alrededor de un cadalso,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que sabes en qué ángulos de las tierras envidiosas, el Dios celoso escondió las piedras preciosas,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú, cuya mirada clara conoce los profundos arsenales donde duerme amortajado el pueblo de los metales,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú, cuya mano aleja el vacío de los pies del sonámbulo al que seducen los tejados,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme  miseria!

Tú que, mágicamente, ablandas los viejos huesos del borracho tardo atropellado por los caballos,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que, para consolar al hombre frágil que sufre, nos enseñas a mezclar el salitre y el azufre,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que pones tu marca, oh cómplice sutil, en la frente de Creso despiadado y vil,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Tú que pusiste en los ojos y el corazón de las muchachas, el culto de la llaga y el amor de los andrajos,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Bastón de los exiliados, luz de los inventores, Confesor de los ahorcados y de los conspiradores,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!

Padre adoptivo de estos que en su negra cólera del Paraíso terrestre ha desterrado Dios Padre,

¡Oh Satán, ten piedad de mi enorme miseria!


Charles Pierre Baudelaire, poeta, putero y maestro del cinismo francés.